EU-Africa relations: Speech by High Representative/Vice-President Josep Borrell at the EP plenary

(Source: EEAS)

Check against delivery!

Ms President, Honourable Members of the European Parliament,

We stand on the eve of the 6th European Union-African Union Summit that will take place in Brussels on the 17th and 18th February. It is a unique occasion that does not happen every day – there has been a delay for years – to place Europe in the centre of the attention of the African partners. To place or to replace, it depends on how you see it. This Summit will be held in a context which is certainly unprecedented: challenges of the COVID-19 pandemic; increased geopolitical landscape, much more competitive; but also presenting opportunities, for example, on what we can do with our recent EU Global Gateway Strategy.

We have been seeing how much interlinked our two continents are. I said in Kenya the other day that the African problems are our problems; that when we try to help them solve their problems, it is not because we are generous, but because their problems are our problems. Let’s see what is happening in the Sahel or what is happening in the Horn of Africa or what is happening everywhere in the continent with respect to the demographic evolution.

We have to look at Africa with a positive eye. Not only through the lens of migration problems. Africa offers countless opportunities, which are opportunities for us also. They have a young and dynamic human potential and they have unlimited possibilities on renewable energies.

If we empower African youth and women, we will be able to promote a more green, digital and equal – because sometimes we just say digital, we have to say green, digital and inclusive, it means equal – growth on both our continents.

At the African Union Summit held on the 5th and 6th February this year, the new Chair, President Macky Sall of Senegal, showed openness to external partners “without exclusivity and provided they are mutually beneficial and respectful of Africa’s development priorities and societal choices”. At the same occasion, the Chairperson of the African Union Commission, Moussa Faki, expressed the hope that Summits with partners will focus on concrete and transformative projects. Concrete, that is what we need to be. And this is the dynamic in which we are inserting this African Union – European Union Summit.

Our objectives in this Summit are based on a clear understanding of our respective and mutual interests. We want to strengthen our cooperation by defining key joint priorities and partnerships for the next decade. We will amplify the scope and focus of the Team Europe approach with the impact of our actions. We have to ensure more visibility to our partners. And, with a strong united response and message underpinned by concrete actions, we will demonstrate that the European Union is Africa’s most trusted partner. We will thereby also counter negative narratives and disinformation about what Europeans are and what Europeans are doing for and with the African people.

Let me quickly go through some specific actions [in] which we are working on.

We are preparing an innovative and forward-looking Joint Declaration, outlining tangible initiatives to be co-owned and implemented jointly, in support of our common strategic vision for 2030.

In particular, we are working with a Team Europe spirit – you know what that means, the European Union institutions and the Member States, all together – on six particular deliverables. Six strands of work to be translated into concrete projects and flagships. I will go through the six of them, just to mention, in order to frame our debate if you wish.

First, an ambitious Global Gateway Africa-Europe Investment Package, taking into account global challenges such as climate change and the current health crisis.

Second, to strengthen the health system.

Third, education systems – big priority.

Fourth, tools and solutions for the Africa – Europe Security and Stability architecture. More and more our relations with Africa have to incorporate the security issues. Because when you see how jihadism is going from the Sahel to the Gulf of Guinea and how instability is wide spreading from Somalia along the Indian Ocean Coast towards Mozambique and the South, more and more we are going to have security concerns to share with them and to help them to face them.

Fifth, an enhanced and reciprocal partnership on migration and mobility.

And sixth, a European Union – African Union initiative for multilateral action on peace, prosperity and the planet.

These are the strands for our work and we have to build, not only on words, but we have to explain the concrete proposals and actions to reinforce our relations.

Yes, I know that so many things have been said or written about this relation. So many critics, sometimes rightfully, sometimes not. The too slow distribution of vaccines or the travel ban that we imposed when the Omicron variant [was] raised by South Africa are good examples of the first – many critics rightfully. On the latter, if I may say so, the new instruments that we are shaping to better answer security needs of our partners are critics which are not adequate.

Summarising, I could say that if we, the European Union and the African Union, do not agree on everything – certainly not – I think that we agree on the essential, and this is enough. It is a good sound basis for a renewed and stronger partnership between us.

Let us see what happens at the Summit. We went to Kigali to prepare this Summit, at the Ministerial level meeting. There were some important disagreements, there were some important concerns. That is the moment to speak to each other frankly and honestly in order to improve our partnership. Because, certainly, we need to solve the problems that African people are suffering. And keep in mind, and this can be our motto: African problems are our problems. When we work to try to solve these problems, we work for ourselves as well.

Looking forward to the debate, Honourable Members.

Thank you.

Link to the video: https://audiovisual.ec.europa.eu/en/video/I-217821

 

Closing remarks

Muchas gracias señor presidente, muchas gracias señoras y señores diputados. Voy a intentar contestarles en castellano para que mi respuesta sea más fluida.

Ha habido 42 intervenciones, comprenderán que es completamente imposible que pueda contestarles a todos y a cada uno de ustedes. Quizás estos debates deberían ser más interactivos para que yo pudiera convertirlo en un debate real, pero ya que no es así, voy a intentar señalar algunos aspectos fundamentales de lo que se ha dicho aquí esta tarde.

Se han dicho muchas cosas, con algunas de ellas estoy de acuerdo – con muchas de ellas estoy de acuerdo. Con otras ciertamente no. Incluso algunas, con todo el respeto, les diré que me han parecido un poco disparatadas. Francamente no sabía que yo fuera un agente al servicio de las multinacionales europeas, ni sabía tampoco que nuestra misión de entrenamiento militar en el Sahel tuviera como objetivo robarles el uranio a los africanos. Francamente, cuando uno oye estas cosas no puede menos que sorprenderse por la limitada o muy ideologizada aproximación que se tiene a algunos problemas.

También he oído a alguna diputada de origen africano decir que nos guardemos nuestro cheque, que África no tiene ninguna necesidad de él. Eso es fácil decirlo cuando se vive como se vive. Pero estoy seguro de que muchos africanos no desean que nos guardemos el cheque en nuestro bolsillo, porque a muchos de ellos les beneficia, y les beneficia directamente mejorando sus condiciones de vida. Ciertamente podemos discutir la eficacia de la ayuda, si es suficiente – sin duda no lo es, no es suficiente – o si podríamos dirigirla mejor. Pero esa actitud despreciativa de decir “guárdense ustedes su dinero”, está muy bien cuando uno no necesita que se le ayude. Pero muchas mujeres africanas no estarían de acuerdo con esta actitud, porque a muchas de ellas les mejoramos la vida, incluso les permitimos seguir viviendo con la ayuda que les prestamos. De manera que, entre el afro-pesimismo y el afro-optimismo o la actitud despreciativa de algunos, hemos de abordar África desde el afro-realismo, siendo muy realistas. Siendo muy realistas es la única manera de conseguir el objetivo ambicioso que nos proponemos.

Y para empezar debemos dejar de hablar de África como si África fuera un país. África no es un país, África es un continente. Un continente tan grande que dentro de él caben los Estados Unidos, Méjico, China, Japón, la India y Europa juntos. Y, por lo tanto, tengamos muy presente la inmensa diversidad de África, donde hay 54 países, 2.000 lenguas y una gigantesca oportunidad, pero también un enorme conjunto de problemas. No hablemos de África como una entidad homogénea, no lo es.

Tengamos bien presente que antes de abordar las cuestiones de crecimiento económico y las relaciones comerciales, hemos de contribuir a la paz, a la seguridad y a la buena gobernanza. En eso muchos de ustedes han insistido y estoy completamente de acuerdo con ello: no hay desarrollo sin seguridad y no hay seguridad sin desarrollo. Las dos cosas están en una relación dialéctica intrínseca, indisociable, indivisible. Tenemos que hacer lo posible para que la paz, la seguridad y el buen gobierno impulsen el crecimiento económico, sabiendo que eso no se puede hacer desde una perspectiva que pueda ser acusada de neo-colonial. Porque es relativamente fácil construir carreteras, pero es mucho más difícil construir instituciones que funcionen.

Sí, sabemos muy bien que África tiene una inmensa juventud, el 60% de los africanos tienen menos de 25 años. Como no nos dirijamos a la juventud y veamos de qué manera ofrecer a los 30 millones de jóvenes que cada año llegan al mercado de trabajo en África – 30 millones al año – una oportunidad para que puedan quedarse trabajando en su país en vez de tener que migrar, difícilmente seremos considerados como unos socios adecuados.

Tenemos que ser conscientes de que ese dividendo demográfico es una riqueza, pero a corto plazo también es una carga. Y nosotros tenemos que hacer de la educación un factor fundamental de nuestro apoyo a África, a los africanos. Y por eso dedicamos a la educación una parte tan importante de ese dinero que algunos dicen que es mejor que nos lo guardemos. No, mejor que nos lo guardemos no. Quizás emplearlo mejor, sin duda, pero que nos lo guardemos no. Guárdense la soberbia del niño mimado, por favor.

También tenemos que apoyar la transición energética y el desarrollo sostenible, sí. Pero tenemos que tener bien presente que la mitad de la población africana nunca ha visto una bombilla eléctrica. Que la mitad de la población africana no tiene ningún acceso a la electricidad y que libra una dura batalla diaria para conseguir acceso al agua y a los alimentos. No hablemos del desarrollo sostenible desde el prisma del europeo – que se puede permitir considerar los problemas en su dimensión temporal del medio plazo -, porque ellos libran una batalla dura cada día para sobrevivir. Y necesitan consumir más energía, de fuentes no carbonadas – sin duda -, pero necesitan mucha más energía. Y tenemos que ayudarles a eso, como también tenemos que ayudarles a producir más vacunas y a acelerar el proceso actual. Sobre eso mucho se ha dicho y estoy de acuerdo con casi todo lo que se ha dicho. No puede ser que el 90% del continente siga sin estar vacunado. Pero yo vengo de Kenia, y en Kenia me reconocen que en este momento el problema no es no tener vacunas, porque las tienen en stock, más de 1 millón de vacunas en stock que no pueden inocular en los brazos de los africanos, de sus ciudadanos, porque no tienen un sistema de salud suficientemente desarrollado que permita afrontar los problemas logísticos de la vacunación. Muchas veces no es la falta de vacunas, si no la falta de capacidad instrumental para vacunar.

Tenemos también que intentar evitar el error de creer que podemos imponer nuestra agenda a África. No, no podemos ni debemos intentar imponer nuestra agenda. Tenemos que saber cuáles son las realidades inmediatas y las limitaciones a corto plazo a las que se enfrenta la inmensa mayoría de los africanos.

Precisamente ahora, porque si algo ha hecho la epidemia de COVID-19 ha sido fragilizar todavía más las instituciones de ese continente. En el Sahel la inseguridad ha aumentado, y la inestabilidad política también. En el Cuerno de África, cuando yo llegué a Bruselas veíamos la prometedora esperanza de dos transiciones democráticas en marcha: en Etiopía y en Sudán. Y hoy ambos países se encuentran profundamente desestabilizados por guerras y golpes de estados. Y varios países africanos han entrado en una espiral de endeudamiento al calor a veces de las promesas de grandes países que se aproximan a ellos invitándoles a inversiones en infraestructuras que son insostenibles.

Tengamos esto también bien presente. La pandemia ha aumentado la competencia geopolítica en África. Más allá de las oportunidades de inversión, lo que está en juego es el conjunto de valores de los modelos de gobernanza. Y no está claro cuál va a ser el modelo de gobierno que va a prevalecer en África. Hay otros actores mundiales, aparte de los europeos, cuyos métodos y agendas son muy diferentes de los nuestros, y que no dudan en utilizar campañas de desinformación y otras formas de guerra híbrida para debilitar nuestra presencia allí.

Por lo tanto, tenemos que pensar, cuando nos acerquemos a África, en términos geopolíticos. Y nunca mejor dicho, porque esperamos que dentro de 30 años haya 1.000 millones más de africanos. No 1.000 millones, 1.000 millones más en 30 años. Y por eso África será cada vez más una potencia mundial. Y solo una asociación más estrecha con ellos nos permitirá influir conjuntamente en el mundo y equilibrar nuestros modelos de desarrollo. Nuestra alta renta per cápita y alta edad, con su baja renta per cápita y baja edad. Porque ambas cosas generan un desequilibrio que no será sostenible.

Por eso no sé si África es nuestro futuro, eso puede ser una frase retórica. Pero de lo que estoy seguro es que nuestro futuro depende en gran medida del futuro de África. Puede que no sea el mismo, pero seguro que dependemos de él. Seguro que lo que ocurra en África nos va a afectar dramáticamente, decisivamente. Y allí, como en el resto del mundo, tenemos que defender el proyecto europeo, defenderlo mejor. Demostrando que el valor añadido de la Unión Europea supera el valor añadido de otros agentes que también quieren encontrar su lugar en África. Y este es el verdadero reto, señorías.

Muchas gracias.

Enlace al vídeo: https://audiovisual.ec.europa.eu/en/video/I-217823

Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.